• Susana Juárez

Es PoSibLe AtraPAR Una NubE?

Son un elemento importante al tomar decisiones. Al observarlas es posible que te hagan cambiar de opinión sobre los zapatos o la ropa que elegiste usar ese día, incluso te harán preguntarte si es un buen momento para salir o no de tu casa. Y si sales, te harán evaluar si es mejor caminar, usar la bicicleta o tomar el autobús.



Si aún no has escuchado el episodio de «Gabinete de Curiosidades Fantásticas» relacionado a las nubes, te invitamos a que vayas a buscarlo en este momento, lo encontrarás esperándote aquí o en tu plataforma favorita para escuchar podcasts. Y si ya lo escuchaste, entonces sabrás que estos son los ejemplos que te mencionamos en él.

El primero de ellos captura la imagen de unas nubes muy especiales y muy difíciles de observar en una pintura que probablemente conozcas o hayas visto ya, pues es muy famosa. Esta pintura se llama «El grito», de Edvard Munch y la pintó en 1982.



Hay muchas teorías sobre aquello que pudo haber inspirado a Edvard a pintarla no solo una, si no cuatro veces con diferentes técnicas; pero la teoría más reciente es aquella surgida en el 2017, cuando un grupo de investigadores noruegos propuso que en realidad el cielo de «El grito» no es otra cosa más que nubes nacaradas. Estas son un tipo de nube que solo aparece en raras ocasiones a muy grandes alturas y cuando hace muchísimo frío, como en el norte de Europa durante el invierno y son asombrosas, pues sus colores son brillantes, parecidos al efecto que produce la concha nácar o las perlas.


Esta teoría no solo se basa en el evidente parecido de la pintura con este tipo de nubes, si no que se ayuda de una entrada del diario de Munch que dice así:


«Iba caminando por el sendero con dos amigos — el sol se ponía, sentí una ola de tristeza, el cielo se volvió de repente rojo sangre. Me detuve, me apoyé en una valla muerto de cansancio, miré hacia las nubes, rojas como la sangre y como lenguas de fuego, el fiordo y la ciudad azul-negros. Mis amigos siguieron caminando. Yo me quedé ahí temblando de angustia, y sentí como si un vasto e interminable grito atravesara la naturaleza.»

De manera más reciente, un artista holandés llamado Berndnaut Smilde ha empleado el arte, la química y la física para dar vida a nubes maravillosas en aquellos lugares que jamás te imaginarías encontrar una, y luego fotografiarlas y añadirlas a una serie llamada «Nimbus». Para lograrlo, Smilde experimentó en su estudio, generando ambientes húmedos usando vapor y máquinas de humo para luego, ayudado del clima de cada lugar que visita, crear algo lo más parecido a una nube real. Las crea en los lugares más insospechados y tiene unos diez segundos para fotografiarlas antes de comiencen a deshacerse y desaparezcan por completo. Sus fotografías funcionan como una prueba de algo que ocurrió en un lugar concreto y que ahora ha desaparecido.

Puedes ver más detalles sobre el proceso de creación de las nubes de este artista en el siguiente video:

Y por último te quiero hablar de una hermosa interpretación de las nubes en la danza realizada por una compañía española llamada Aracaladanza, la cual, a su vez se inspiró en las obras de otro artista, llamado René Magritte. Este espectáculo de danza contemporánea titulado «Nubes» se estrenó en el 2009 y mezcla fantasía, magia y misterio. Las nubes son vestidas y traídas a la vida por las bailarinas, o salen del interior de casas diminutas, o pasean sostenidas de las manos de los bailarines que las hacen entrar y salir de un laberinto de puertas para luego convertirse en esponjosas ovejas.


Y para terminar, a continuación encontrarás la lista de reproducción que te sugerimos escuchar para acompañar tus observaciones y si deseas conocer la lista completa de la clasificación de nubes que se encuentra vigente y a mucha más información relacionada, puedes echar un vistazo aca.